Ecoficus

Ecoficus

11 October 2018

[ENGLISH]

Ecoficus fig products: where tradition and innovation meet

Figs in Spain are a reminder of our cultural heritage linked to northern Africa and the Middle East. The tradition of cultivating and harvesting figs, installed by those tribes, have remained to this day.

Almoharín is located in the province of Cáceres, in Extremadura. The Arab past of the village is indicated in its name – hypothetically meaning, according to different sources, “vantage point” or “place for payment collection”. Although the Arab element was the majority in Almoharín, Jewish communities were also very important. The Jewish population expanded especially since the 14th century, as Jews fleeing from persecution in Andalusia found a place to live in different areas in Extremadura.

Both of these cultures were characterized by their special care for agriculture, perfectly managing irrigation systems and also for the cultivation of certain trees such as almond trees, pomegranates, quinces and, of course fig trees.

The figs represented a great source of energy in the feeding for these populations and an important income in their economies.

Harvesting started in August and extended until late September. In this task, every single member of the family participated. Picking from trees was an activity performed with the first lights of the day, before sunrise. When the temperature rose, the whole family moved forward to a different task: fig selection.

In this process, the best figs were kept in the coolest room of the house and they were covered with a linen blanket. They remained there until they were scalded and powdered with flour. Figs were sold through the month of October, transported and being tasted all over Spain.

When not sold in bulk, locals used the figs to make a sort of round cake, that they called “Fig Bread” or “Nougat of the poor”. The traditional recipe included fig paste with almonds, anise, clove, fennel and cinnamon.

These forms of preparation and consumption have been kept, passing down through the generations.

Nowadays, figs from Almoharín, known as “calabacitas” are internationally appreciated by their sweet taste and very fine skin, characteristics that make them the best variety for gastronomic innovations.

That’s why we came up with fig bonbon (chocolates), fig snacks and fig breads (cakes).

Our fig chocolates are a fine confectionery, a fine combination of “calabacitas” organic dried figs filled with almond praline (50% cane sugar; 50% organic almonds), covered with Belgian dark chocolate (71% cocoa).

In Ecoficus, we take care of our traditions and look back in time to recover old “fig bread” recipes and, from them, create new products such as cakes and snacks. These new products combine the essence of tradition with new trends and ingredients demanded by consumers such as goji berries and ginger.

Our challenges for the future are to continue innovating with our organic dried figs, a fruit that has nourished generations through decades. We manufacture them in a sustainable way to bring to your table products full of energy and flavour.

The following products are kosher certified by KLBD:

Organic fig paste , Figs with rice flour , Vacuum packed figs , Figs in bulk,  Fig Bombon

Fig snacks :

Arandano & Pipas De Calabaza , Goji & Jengibr

Goji & Jengibre

Naranja & Pasas

Pan/pastel De Higo Con Naranja

 

All products are pareve non-Passover with the exception of the Bombon, which is dairy Cholov Akum non-Passover.

For more information visit https://www.ecoficus.com/en/figs

[SPANISH]

Los productos de Ecoficus…delicias culinarias ocultas por el tiempo y el devenir histórico.

Los higos en España están muy unidos a las culturas que provenientes del norte de África y del Medio Oriente poblaron la península ibérica durante más de 500 años de tal forma que son las comarcas donde la implantación árabe fue mayor  normalmente montañosas con topónimos que no dejan lugar a duda como Almoharín en la sierra de Montánchez en la provincia de Cáceres (Extremadura) o la comarca de la Alpujarra en las provincias de Granada y Almería (Andalucía)donde la tradición del cultivo de la higuera y la preparación de los higos ha permanecido hasta nuestros días.

Hay que decir igualmente que en comarcas como la de Almoharín aunque el elemento árabe fuera el mayoritario tenían mucha importancia   también las comunidades judías sobre todo a partir del s XIV pues hay que recordar que en Extremadura a los judíos existentes antes de este siglo se unieron muchos provenientes de Andalucía a partir de 1.391 huyendo de las persecuciones de que fueron objeto.

Estas culturas de procedencia oriental se caracterizaron por su amor especial a la agricultura manejando a la perfección los sistemas de riego y también por el cultivo de determinados  árboles como los almendros, los granados, los membrillos, las higueras etc…y a tener una repostería de dulces donde la almendra y los higos eran  elementos principales.

Los higos representaban una gran fuente de energía en la alimentación de estas poblaciones y un importante ingreso en sus economías se solían comer en otoño-invierno

En el mes de agosto y septiembre se realizaba la recolección y en estas tareas participaba toda la familia, antes de salir el sol se salía de casa y cuando este empezaba a salir se comenzaba a recoger, posteriormente cuando la temperatura iniciaba su ascenso se volvían a casa y allí en torno a unos grandes tableros que hacían de mesa se volcaban en ellos los higos y se iban seleccionando, no podía faltar claro está el botijo de barro con su agua fresquita, hasta la hora de comer y luego por la tarde otra vez hasta que se iban a atender a los animales.

En la selección a los mejores higos se les hacía un montón en la habitación más fresca de la casa y se tapaban con una manta de lino, allí permanecían hasta que se escaldaban y se elaboraban enharinados o sin enharinar posteriormente llegaban los compradores en el mes de octubre y los vendían a las grandes ciudades de España, los que no eran aptos para el consumo humano servían para la alimentación animal.

También se hacían unas tortas redondas con higos prensados o triturados a las que se llamaba “Pan de higo” se llamaba Pan sólo por la forma, pues carecían de harina que es el ingrediente esencial del Pan y la receta campesina con variantes locales consistía en almendras, matalauva(anís en rama) clavo, hinojo y canela  a este típico dulce también se le denominaba vulgarmente como “el turrón del pobre” porque estaba al alcance de la gente humilde cosa que no pasaba con el turrón tradicional de almendras.

Estas formas de preparación y consumo se han mantenido a lo largo del tiempo de generación en generación, sin embargo a partir del final del

  1. XX y en el S.XXI en la variedad de higos “calabacitas” la variedad propia de Almoharín que es por sus características- sabor más dulce y piel muy fina- la más apta para innovar con ella otras preparaciones gastronómicas.

La 1ª fue fruto del mestizaje cultural de gentes procedentes de Almoharín con otras culturas gastronómicas como la catalana, y de ese maridaje surge el higo cubierto de chocolate o bombón de higo y que nuestra empresa Ecoficus lo confecciona como un superfood de calidad Premium uniendo a sus cualidades gastronómicas sus cualidades saludables utilizando para ello chocolates belgas de un 71% de cacao y pralinés de almendras hechos con azúcar de caña…..todo ello proveniente de agricultura ecológica donde no se ha utilizado en todo su línea de cultivo ningún elemento químico de síntesis protegiendo de esta manera la salud del consumidor y el medio ambiente.

Las otras innovaciones se trata de aprovechar las nuevas tendencias alimentarias preocupadas por la salud y la calidad de los alimentos enfocadas a deportistas y personas dinámicas y vitalistas de ofrecerles unos productos llenos de energías y sin los componentes que originan la mayor parte de las enfermedades del mundo actual y que son tan perjudiciales como el azúcar añadido, el gluten, la sal, las grasas trans etc..

En este sentido Ecoficus ha desarrollado unos snacks en formato redondos pequeñitos teniendo en cuenta las necesidades de los consumidores actuales y con ingredientes además de los higos tan valorados como auténticos superalimentos, como pueden ser las bayas de Goji, los arándanos, el Ginger ..las naranjas etc….

Nuestros retos de futuro es seguir innovando con un alimento tan antiguo como la humanidad que ha ayudado a que gracias a generaciones enteras hayan podido sobrevivir y del que se pueden extraer alimentos muy del gusto actual llenos de energía y de sabor